Publicado: 5 de Noviembre de 2020

Dicen que quien da primero da dos veces, y este es el caso de Andrea y su primo Carlos, dos cabecillas locas como ellos se bautizan y que un 20 de marzo de 2019 decidieron embarcarse en esta Arca de Noé de gatos que se hace llamar Neko Neko. Un negocio hecho y creado desde el gran corazón de Andrea que no sólo es un medio de vida para la joven castellonense sino que además tiene un trasfondo totalmente solidario en este caso con el mundo gatuno. Y esa causa solidaria no en más que cada uno de los cuatro gatos que viven en Neko Neko y que buscan en cada cliente que entra en el catcafe su familia perfecta para ser adoptados y tener una vida digna. Todo ello tras ser rescatados por esos héroes anónimos que esta vez si tienen nombre. Esos héroes en este caso es la protectora de animales Huellas Callejeras que es quien aporta los gatos a Neko Neko y quien se encarga de realizar todo el proceso de adopción.


El funcionamiento de Neko Neko es muy sencillo, reservas silla y durante una hora degustas la carta casera de cafetería mientras disfrutas de la compañía de los gatos. Pero no todo son gatos lo que relucen y en la trastienda de Neko Neko hay mucho trabajo, y parte de ese trabajo son los consejos y el asesoramiento que, la gestoría Porcar Fulleda, da a Andrea quién los define como “muy buenos gestores y asesores que siempre te intentan ayudar y nunca engañar”.


Todo un equipo de profesionales que hacen posible que los clientes reserven su mesa con antelación para visitar Neko Neko. Y no es de extrañar porque el local está impoluto, más limpio que muchos de los bares donde los únicos animales que entran tienen dos patas, y ni un olor a gato, ni un pelo, ni ningún resto de nada que no sea la calma, tranquilidad y relax que se respira en el ambiente.


Pero el sentido que realmente uno desarrolla en Neko Neko es el gusto. Batidos de frutas, batidos veganos, brownis, bizcochos, buen café, todo hecho al momento por Andrea con amor y cariño, el mismo que tiene por los animales y más especialmente por los gatos que allí tiene y por los que llora cuando consigue que los adopten. Y ya son 24 los gatos que han encontrado una familia desde que Neko Neko abrió sus puertas en la calle Lagasca número 30 de Castellón.

No podemos decir otra cosa más que….¡Enhorabuena Andrea! Y que el poder sobrenatural gatuno te siga acompañando.